Si dedicáramos pocos minutos de nuestro tiempo a analizar la exponencial rapidez con la que nuestra sociedad ha avanzado en numerosos aspectos, inmediatamente podríamos caer en cuenta de que actualmente nos encontramos en un periodo de fuertes cambios. Día a día nuevos descubrimientos, ideologías, cambios de paradigmas, y nuevas políticas van estableciendo las directrices sobre las cuales tomará curso la humanidad. Como seres humanos somos totalmente falibles, y está dentro de nuestra naturaleza el errar y sufrir las consecuencias de las decisiones. Sin embargo, eso no nos resta capacidad para analizar las implicaciones de todas aquellas elecciones cuyo impacto puede llegar a ser catastrófico para nuestra propia humanidad.

La naturaleza nos ha dotado con las facultades necesarias para reconocer que toda ley será apropiada en medida en que asegure imparcialmente el reconocimiento de la dignidad de la persona y facilite la máxima consecución de su plenitud

El pasado 29 de junio, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutió y sometió a votación la iniciativa propuesta por el Ministro Arturo Zaldívar para elevar al aborto a derecho constitucional, debido al amparo que interpuso una usuaria del ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado)a quien se le negó la realización de una práctica abortiva.

La quejosa, Margarita Pino Salazar, solicitó en septiembre de 2013 al Hospital 20 de noviembre, que le fuese realizado un aborto alegando que debido a su edad (41 años), una reciente cirugía de bypass gástrico, y problemas de sobrepeso; su embarazo representaba un alto riesgo de salud. Además, con casi 16 semanas de gestación, Pino Salazar se sometió a una prueba para saber si el embrión presentaba algún tipo de alteración genética. La prueba arrojó que el no nato presentaba síndrome de Klinefelter, enfermedad genética que llegaría a impedir el desarrollo genital del hijo durante la pubertad. Considerando lo anterior fue que Margarita, con el aval de un médico cirujano, solicitó la práctica del aborto, la cual le fue negada. Ante esto, la quejosa decidió dirigirse a una institución privada donde le fue realizado.

Fue en diciembre del 2013 que Margarita Pino Salazar solicitó un amparo, y tras un largo litigio, el caso finalmente fue llevado a la SCJN, donde se presentó la propuesta del Ministro Arturo Zaldívar, la cual planteó declarar como inconstitucionales los artículos 333 y 334, referentes al aborto, del Código Penal Federal. Ante la propuesta, tres de los cuatro ministros votaron en contra, no necesariamente por denegar los contenidos de la propuesta, sino por cuestiones de forma. Por tanto, la propuesta será revisada, corregida y presentada nuevamente.

Lo anterior es un claro ejemplo de lo que se menciona al inicio del texto. Estamos en una etapa de cambios sustanciales que definirán en gran medida el curso del desarrollo social. La maternidad es una condición inherente a la mujer que va más allá de ser un derecho que puede hacerse valer únicamente bajo las condiciones que cada mujer considere apropiadas. Es por medio de la maternidad que las mujeres tenemos la capacidad de amar hasta alcanzar los límites humanamente posibles de entrega y desinterés. La maternidad humaniza, y se convierte en la ocasión perfecta para elevar nuestra trascendencia al grado de ser las principales responsables de traer a la vida a una persona con la capacidad de enriquecer al mundo con su participación social. Dada la unicidad de cada ser humano, todo embrión asesinado priva a la sociedad de haber sido influida por alguien distinto al resto, con aportaciones únicas que nadie más podrá igualar. Y como madres, las mujeres nos privamos de ensanchar nuestro corazón por alguien irrepetible, distinto a cualquier otro amor. La maternidad es un don, no un derecho.

La naturaleza nos ha dotado con las facultades necesarias para reconocer que toda ley será apropiada en medida en que asegure imparcialmente el reconocimiento de la dignidad de la persona y facilite la máxima consecución de su plenitud; y todo aquello que contravenga lo anterior, será considerado delito. Sin embargo, lo alarmante es la rapidez con la que un delito puede pasar a ser derecho de la noche a la mañana. Al otorgar el derecho al aborto a una madre, bajo cualquier circunstancia, obligatoriamente se le estará negando el derecho a la vida a otro ser humano cuya dignidad es igualmente valiosa y merecedora de protección por parte del Estado. La sociedad posmoderna ha ido perdiendo el aprecio por lo intangible y potencial; reduciendo la realidad únicamente a aquello que es visible, concreto, capaz de expresarse y defenderse de forma evidente. Olvidamos que todo ser humano en algún momento fue incapaz de manifestar en acto sus potencias, que es la esencia la que nos hace personas dignas de ser protegidas y merecedoras de llevar a cabo un proyecto de vida que nos permita alcanzar la plenitud y enriquecer nuestra sociedad.

Alejandra Cárdenas Castro

(Edición: Arpad Alejandro Jaime Orozco)

(Imagen recuperada de: http://www.debate.com.mx/mexico/La-SCJN-decide-no-discutir-la-penalizacion-del-aborto-20160629-0229.html)

Fuentes consultadas:

S.C., L. (2016). 7 claves para comprender que discutirá la SCJN en torno al aborto. Lexnal Diario. Recuperado el 4 de julio de 2016, de: http://www.lexnaldiario.mx/secciones/decisiones-judiciales/7-claves-para-comprender-que-discutira-la-scjn-en-torno-al-aborto/

Suprema Corte de Justicia Rechaza Proyecto de Aborto en México (2016). Aciprensa. Recuperado el 4 de julio de 2016, de: https://www.aciprensa.com/noticias/suprema-corte-de-justicia-rechaza-proyecto-de-aborto-en-mexico-81798/

 

Anuncios