La ley 3 de 3 se trata de una iniciativa ciudadana, creada por un grupo de ciudadanos con el fin primordial de reducir la corrupción en nuestro país. La ley 3 de 3 contempla un catálogo de responsabilidades y obligaciones que los Servidores Públicos deberán cumplir de aprobarse la ley, así como autoridades encargadas de prevenir y combatir la corrupción. Entre las obligaciones más importantes que contempla la iniciativa, es la obligación de que los Servidores Públicos presenten tres declaraciones: fiscal, patrimonial y de intereses.

En lugar de limitarla o detenerla, el deber de los legisladores es escuchar la voz de sus representados.

La ley ha sido creada y ampliamente estudiada por organizaciones de la sociedad civil, y por tratarse de una iniciativa que dirigida a los servidores públicos, implica un gran conflicto para los mismos y sobre todo representa un enorme dilema para aquellos encargados de su aprobación. Se trata de una ley por la cual tendrán mayores obligaciones y por su puesto estarán más vigilados, es por esto que en la fase actual en la que se encuentra la ley, que es la de aprobación, genera incertidumbre y grandes expectativas.

Como todos hemos escuchado en diversos medios de comunicación la Ley 3 de 3 fue sometida a la discusión y aprobación en el Senado de la República y fue aprobada por los mismo, pero no sin sufrir cambios, sobre todo en lo relativo a la forma en la que se presentarán las declaraciones, que como todos sabemos, es el punto medular de la ley. Además de que a manera de lo que pareciera ser una contrapuntada de los propios legisladores obliga a los empresarios, empresas e incluso empleados de empresas que presten servicios al gobierno a presentar las mismas declaraciones.

La ley 3 de 3 es el resultado de la iniciativa ciudadana, y como tal representa la voluntad del pueblo y en lugar de limitarla o detenerla, el deber de los legisladores es escuchar la voz de sus representados. Es claro (y hasta cierto punto comprensible) que las modificaciones van encaminadas a aligerar las responsabilidades de los servidores públicos, no obstante, es importante resaltar y es algo que los senadores parece que no han tenido claro aún, que parte de sus labores es representar a la ciudadanía y si la Ley estaba estructurada de alguna forma debió respetarse la voluntad del pueblo, y mantener los lineamientos bajo los cuales se diseñó.

Karla Paola Calderón Pérez

(Edición: J. Francisco Macías C.)

(Imagen tomada de: http://www.obrasweb.mx)

Fuentes recomendadas:

http://aristeguinoticias.com/1606/mexico/ley-3-de-3-no-se-aprobo-en-los-terminos-que-planteamos-pardinas-en-cnn/