Los Porkys son probablemente de las personas más detestadas de México.En resumidas cuentas la historia es sencilla: se descubrió que un grupo de jóvenes en Veracruz (integrantes de “los Porkys” la élite de la ciudad) violaron a una menor de edad en 2015 (además que lo confesaron por un video) y, al parecer, por sus relaciones familiares han logrado evadir a la justicia (1).

¿Qué tienen de terrible los Porkys? No sólo es el ultraje, el ataque que hicieron a una mujer inocente; sino la red de corrupción que los ha hecho impunes. Es la debilidad de las instituciones, que han demostrado ser esclavas de los fajos de dinero y los círculos de influencias. Es la flaqueza de la ley que parece que nunca dejará de ser letra muerta. Esencialmente, más que el delito, lo grave es el bloqueo de la justicia.

Si bien es indignante el bloqueo de la justicia, las reacciones hacen pensar que la preocupación no es esa, sino que no se haga así para todos. Porque la irracionalidad de la ira lleva a la propuesta de acciones igual de injustas e ilegales que lo que confesaron los Porkys. La única diferencia es que, si ellos tienen “palancas” y/o dinero, la masa tiene superioridad moral (supuestamente) y numérica, además del anonimato, que también se usa para aplastar las instituciones. Este caso alumbra la hipocresía inconsciente de la sociedad cuando actúa como una masa irracional.

Hace poco, en virtud que dos de los Porkys huyeron del país a Estados Unidos y España, se publicó un video de Anonymus amenazando directamente a los violadores confesos. En el mensaje se pide a las autoridades que tomen las medidas necesarias en 72 horas o ellos se encargarán de hacer justicia.

Como se ha dicho, lo que hicieron los Porkys fue algo verdaderamente grave, y lo es mucho más que la corrupción los proteja. Pero cometer la injusticia de las amenazas de violencia nunca resolverá los problemas, sino que debilitan más y más al estado de derecho y hacen que esto suceda una y otra vez. Al final, nos convertimos en una mala broma de aquello que decimos defender.

José Francisco Macías Calleja

(Imagen de: youtube.com)

(1) Excélsior. “Los Porkys”. Abuso e impunidad. México D.F., 2016. http://www.excelsior.com.mx/especial/los-porkys#view-1 Fecha de consulta: 06 de abril de 2016.

Anuncios