Hace un tiempo, hubo una manifestación contra el gobierno de un grupo de profesores sindicalizados portando grandes pancartas que decían “queremos trabajo”. Alguien señalaba de manera cómica: “ellos quieren que el gobierno les dé dinero, no trabajo”.

18081593db4aecamed.jpg

En la vida de México se ha malentendido de forma monumental la labor del gobierno en la vida de las personas, viendo en éste al todo-poderoso de la realidad: crea hogares y trabajos, maneja el crimen con un botón y la economía con una palanca que sube o baja el precio del petróleo y el dólar. Estas afirmaciones tienen sus puntos grises, pues el gobierno ciertamente tiene responsabilidades en estos rubros, pero el tema de esta disertación es otro: la visión general que tiene del estado el mexicano, las tareas que la sociedad cree que le corresponden.

Welfare-santa

La finalidad del Estado es el bien común, que no significa simplemente hacer cumplir la ley mientras regala hogares, comida, salud y dinero; sino que es el establecimiento de condiciones necesarias para mantener un ejercicio ordenado de las libertades, de forma que las personas puedan desarrollar su plan de vida y alcanzar su felicidad. Esta concepción lleva a entender que la acción gubernamental debe limitarse al establecimiento y la defensa de un marco de convivencia en que todos puedan desarrollarse.

Con estas ideas en mente, debe ser una prioridad para la sociedad civil organizada tomar un papel activo frente al gobierno, eliminando el paternalismo que desnaturaliza el Estado y que atrofia las facultades de producción de la sociedad —pues cada vez se quieren más cosas de él: “si pago mis impuestos ¿por qué no me dan más cosas?”— y de propuesta democrática.

Hoy, los mexicanos tienen que independizarse de Papá Gobierno.

José Francisco Macías Calleja

(Edición: Carlos Enrique Macías Calleja)

(Imágenes de: sipse.com y crazifornia.com)